Menu

Consenso Mexicano sobre Probióticos en Gastroenterología

 

 

En el Número 2/2017 de la Revista de Gastroenterología de México se publica el

“Consenso Mexicano sobre Probióticos en Gastroenterología”.

Existe un número significativo de estudios que apoyan la eficacia de los probióticos en algunos trastornos digestivos. Sin embargo, el desconocimiento de la evidencia científica y las diferentes presentaciones y composiciones microbianas de los probióticos disponibles dificultan su prescripción. Por lo anterior, 17 gastroenterólogos de adultos y 12 gastroenterólogos pediatras elaboraron 38 enunciados sobre el uso de probióticos en enfermedades gastrointestinales, tanto en niños como en adultos. A continuación, se muestran algunos enunciados sobre el uso de probióticos en niños.
 

11a. En Niños, los probióticos son eficaces y seguros para la prevención de la diarrea asociada a antibióticos.
12a. S. Boulardii así como Lactobacillus GG, L. casei, L. acidophilus, L. bulgaricus, Bifidobacterium longum, solos o en combinación reducen la duración de la diarrea aguda aproximadamente un día y disminuyen la frecuencia de las evacuaciones al segundo día de su consumo.
12b. La administración preventiva de Lactobacillus GG, S. boulardii, L. acidophilus, L. bulgaricus y Bifidobacterium solos o combinados a niños hospitalizados disminuye la incidencia de diarrea aguda hospitalaria de diversa etiología incluyendo rotavirus.
13a. La evidencia para el empleo de probióticos en el tratamiento
de diarrea persistente y diarrea del viajero en niños es limitada.
15a. El empleo preventivo de probióticos disminuye la incidencia de diarrea asociada a C. difficile por antibióticos.
17a. Existe evidencia limitada acerca del uso de probióticos para incrementar las tasas de erradicación de H. pylori.
18. El uso de probióticos no ha demostrado ser de utilidad en niños con dispepsia funcional o dolor abdominal funcional.
20a. La administración de probióticos es más efectiva que el placebo en el tratamiento del dolor abdominal asociado al SII.
22a. No existe evidencia de la eficacia de los probióticos en el tratamiento del estreñimiento funcional en niños.
23. La evidencia es insuficiente para recomendar el uso de probióticos en el manejo del cólico infantil.
27a. La evidencia para el uso de probióticos en la inducción de la remisión o mantenimiento de la enfermedad de Crohn, CUCI y pouchitis en pacientes pediátricos es insuficiente.
30. Independientemente de la edad gestacional y el estadio de la enterocolitis necrosante (ECN), el uso de probióticos podría reducir significativamente el riesgo de ECN en recién nacidos prematuros.
31. La evidencia para recomendar el uso preventivo de probióticos en niños para enfermedades alérgicas o hipersensibilidad a alimentos es insuficiente.
32. La administración prenatal o posnatal de probióticos no previene la alergia alimentaria.
37. Los datos científicos disponibles sugieren que la administración de probióticos en fórmulas infantiles no plantea preocupaciones de seguridad con respecto a efectos adversos. Sin embargo, en la actualidad, hay datos insuficientes para recomendar el uso rutinario de fórmulas infantiles suplementadas con probióticos.
38. El uso de probióticos en mujeres embarazadas que amamantan a sus bebés puede reducir el riesgo de eczema en los niños. Sin embargo, la evidencia es insuficiente.

 

REFERENCIAS:

Valdovinos MA, Montijo E, Abreu AT, et al. Consenso mexicano sobre probióticos en gastroenterología. Rev Gastroenterol Mex. 2017;82(2):156-178.